Cualquier momento es bueno para decidir dejar de fumar. Empezando porque el tabaco mata, y siguiendo por un sin fin de razones, aprovechar cada oportunidad que tengamos para dejar de fumar puede convertirse en la mejor decisión de nuestra vida. Pero, ¿y si además te decimos que el verano es uno de los mejores momentos para dejar de fumar? ¿Te animas a intentarlo? En Clínica Albéniz te ayudamos a conseguirlo.

Dejar de fumar en verano

Muchas personas empiezan a fumar en verano, motivados especialmente por la fiesta que abunda más en esta época del año o influenciados por sus amigos y conocidos. No obstante, hay que tener en cuenta que las vacaciones de verano son también el tiempo en el que más tranquilos estamos: alejados del estrés del trabajo y de la rutina. Aspectos que podemos aprovechar para decidir dejar de fumar de una vez por todas.

Por otra parte, dejar de fumar en verano también es la mejor decisión para cuidar nuestra salud, ya que en esta estación del año, junto con el calor y la mayor exposición al sol, se multiplican los efectos negativos del tabaco sobre el organismo.

En verano exponemos nuestra piel aún más a los rayos ultravioletas del sol, que la debilitan y dañan. Y el tabaco no hace más que incrementar esta debilidad. Además, el tabaco provoca deshidratación en la piel, haciendo que ésta se vuelva más áspera, apagada y quebradiza, lo que se conoce como envejecimiento prematuro de la piel.

Aprovechar las vacaciones para dejar el tabaco

En los fumadores, el estrés y la ansiedad aumentan las ganas de fumar y hacen que se vuelvan más dependientes a los cigarrillos. Por eso, cuando podemos disfrutar de varias semanas sin el gran peso del trabajo y de la casa, nuestro cuerpo, y nuestra mente, se encuentran más preparados para empezar un tratamiento para dejar de fumar. Además, el ritmo de vida más sosegado que tenemos en vacaciones y cambiar de aires o de amistades durante el verano puede ayudarnos a conseguir este objetivo.

¿Cómo dejar el tabaco en verano?

Como en cualquier época, dejar el tabaco requiere una mentalización previa. Cambiar un hábito que lleva acompañándonos más tiempo del que nos gustaría no es fácil, pero siguiendo unas pautas puede ser más sencillo de lo que pensamos.

Hay personas que necesitan semanas para mentalizarse que van a dejar de fumar y dar el paso. Mientras que en otros casos, la decisión se toma en un instante, o en pocos minutos. Lo que está claro es que una vez tomada, no habrá vuelta atrás. Toca demostrar lo fuertes que somos y poner a prueba nuestra fuerza de voluntad.

Termoterapia para dejar de fumar en cuatro sesiones

Si ya estás decidido, quieres conseguir dejar de fumar y vives en Granada, es el momento de conocer nuestro tratamiento de termoterapia para dejar de fumar en solo cuatro sesiones.

En clínica Albéniz llevamos desde 1998 ayudando a dejar este hábito a miles de personas. Para conseguirlo, aplicamos infrarrojos sobre determinadas terminaciones del cuerpo. Esto consigue que se reinicie de forma natural la producción de endorfinas desligada del hábito tabáquico.

Se trata de un tratamiento indoloro, sin efectos secundarios y eficaz en sólo cuatro sesiones de cuarenta minutos.

Si quieres saber más sobre nuestro tratamiento para dejar de fumar en cuatro sesiones con Clínica Albéniz no te pierdas este otro post. Y por supuesto, pregúntanos sin ningún tipo de compromiso. Estamos para ayudarte.

Aprovechar el verano para tomar la decisión puede ser genial. Ya que en esta época del año, además de las vacaciones, que anochezca más tarde y que las temperaturas sean más altas, nos permite contar con más tiempo y ganas de realizar actividades que nos evadan y nos alejen del pensamiento de querer fumar. Y poco que decir tiene el dinero que nos vamos a ahorrar en tabaco y que podremos invertir en las mejores vacaciones de nuestra vida.