Skip to content Skip to footer

Brazos más firmes, cómo combatir las ‘alas de murciélago’

Brazos más firmes, cómo combatir las 'alas de murciélago'

Los brazos son una de esas zonas del cuerpo en las que la que la grasa tiende a acumularse y la piel se vuelve flácida con la edad y la falta de ejercicio. Así se forma lo que se conocen como ‘alas de murciélago’ o ‘brazos en columpio’. Un problema estético que cada vez más personas se esfuerzan por combatir haciendo ejercicios específicos para brazos. O bien a través de los tratamientos para tonificar el cuerpo que llevamos a cabo en nuestro centro de medicina estética en Granada.

¿Qué son las ‘alas de murciélago’?

Se llaman ‘alas de murciélago’ a los brazos flácidos en los que la piel, que cuelga, genera la forma que da nombre a este fenómeno.

Este problema de flacidez en los brazos es provocado por la combinación de factores asociados al envejecimiento, la genética y el aumento de grasa corporal total, que tiende a acumularse en esta zona. Aunque también influye la pérdida de elasticidad por la radiación UV.

La flacidez de los músculos inferiores del brazo va agravándose conforme la mujer se hace mayor. Así que la flacidez localizada en esta parte del cuerpo es una gran delatadora de la edad de las mujeres.

La flacidez es un problema que aparece antes en las mujeres. Ya que los hombres tienden a tener los brazos más desarrollados por razones biológicas y ambientales. Motivo por el que desarrollan las alas de murciélago en edades más avanzadas.

Para combatir las alas de murciélago es importante actuar con previsión y no dejar que pase el tiempo sin hacer nada al respecto. Dado que llega un momento en el que con la edad las alas de murciélago se vuelven mucho más difíciles de resolver únicamente con ejercicio. Lo que en muchos casos lleva a las mujeres a evitar prendas de vestir que dejen al descubierto sus brazos.

Tratamientos estéticos para eliminar las ‘alas de murciélago’

Los tratamientos de medicina estética, junto al ejercicio físico, son la opción menos invasiva y económica de combatir las ‘alas de murciélago’. Ya que no requieren internamiento, ni reposo tras la intervención.

En Clínica Albéniz proponemos a nuestros pacientes nuestra técnica de remodelación corporal. Con la que obtendrán resultados espectaculares en poco tiempo y sin esfuerzos.

Con este tratamiento se obtienen todos los beneficios de combinar la hipertermia con la contracción muscular al mismo tiempo. En Albéniz hacemos trabajar el músculo a la vez que aplicamos termoterapia. Por lo que no se trata de una simple electroestimulación. Sino de una tecnología mucho más avanzada ya que ésta es muy superficial comparada con la diatermocontracción.

Por medio de la radiofrecuencia el músculo se contrae en su totalidad, produciéndose un aporte importante de oxígeno, a la vez que una estimulación fibroblástica notable.

Con este tratamiento, conseguimos que los tejidos se bioestimulen a la vez que el músculo trabaja en presencia de oxígeno. Por lo que nuestra maquinaria Imperium es la mejor aliada para eliminar la celulitis, piel de naranja, reafirmar, tonificar, combatir la flacidez  corporal y reducir volúmenes de grasas, entre muchos otros beneficios.

Los mejores ejercicios para trabajar los brazos flácidos

Existen muchos específicos diseñados especialmente para tratar la flacidez en los brazos. Por ejemplo, son muy útiles las flexiones. Ya que en ellas intervienen varios músculos a la vez. Además, pueden hacerse en cualquier lugar sin ningún tipo de equipamiento. Puedes empezar a hacerlas apoyando las rodillas.

En el procedimiento, coloca las manos en el suelo, algo más abiertas que la anchura de los hombros. Deberás mover caderas y hombros a la vez y apretar en todo momento el abdomen para evitar lesiones.

La plancha es otro de los ejercicios más sencillos y eficaces que podemos hacer para eliminar la flacidez de brazos y abdomen. Para realizarlo, túmbate en el suelo y colócate en posición de plancha, con el cuerpo recto paralelo al suelo y los codos apoyados en el piso. Apoya primero una mano, y luego la otra. Luego vuelve a apoyar un codo y después el otro para recuperar la posición inicial.

Puedes descubrir más ejercicios para brazos aquí.