Tomar el sol en verano y ponerse morena/o sin dañar la piel es posible. Pero siempre y cuando se lleven a la práctica algunos consejos y medidas de protección. Si eres de las que piensan pasarse los días tumbada bajo el sol en vacaciones, no te pierdas este post, ya que es tu salud (y la de tu piel) la que están en juego.

¿Cómo tomar el sol para ponerse moreno?

Hace muchos años que los cánones de belleza cambiaron. Y donde antes la belleza se veía en las pieles que no tenían la necesidad de trabajar bajo el sol, ahora para muchos el verano se convierte en una batalla para ponerse lo más moreno posible.

Aunque es cierto que la piel morena suele favorecer, no protegerse del sol puede pasarnos factura. Desde los meros problemas de naturaleza estética, a los más graves como es el cáncer de piel.

Preparar la piel antes de tomar el sol

La preparación de la piel y los cuidados que le dediquemos antes y durante el verano, nos permitirán ponernos morenas antes, y con una duración del moreno mayor.

Lo primero es la exfoliación. Exfoliarse la piel algunos días antes de exponerse al sol es muy útil para eliminar los restos de piel muerta y dejar la piel totalmente preparada y en perfecto estado para ponerse morena.

Esta exfoliación puede hacerse en casa, con productos cosméticos o caseros, o bien a través de un tratamiento estético profesional en un centro de medicina estética.

El segundo paso para preparar la piel y ponerse morena es hidratarla en profundidad y de forma continuada. Utilizar cremas hidratantes y protección solar al menos media hora antes de tomar el sol nos ayudará a conseguir un buen bronceado sin dañar la piel. Además, con ellas mejoraremos la elasticidad de la puel, evitaremos la sequedad y combatiremos las manchas que puedan aparecer por una exposición al sol prolongada. Por otro lado, al tener una buena hidratación estaremos consiguiendo que el bronceado se prolongue.

Dieta e hidratación

Como siempre decimos, la hidratación empieza por dentro. Las dietas ricas en frutas y verduras nos ayudarán a conseguir un buen bronceado en verano. Especialmente con alimentos como la zanahoria, los tomates, la calabaza, la lechuga o las espinacas.

La melanina es el pigmento responsable de nuestro color de piel. Con los rayos de piel estos se estimulan y generan más pigmentación, que al final es lo que hace que la piel luzca ese efecto bronceado.

De la misma manera, para mejorar la salud de la piel y hacer que reciba mejor y más rápido el moreno, es importante beber al menos dos litros de agua al día y mantenerse siempre hidratada.

Para conseguir un bronceado más dorado puede intercalarse la aplicación de crema solar con aceites bronceados con extractos naturales de zanahoria o coco.

¿Cuáles son las mejores horas para tomar el sol y ponerse moreno?

Los expertos aconsejan que en verano se tome el sol durante periodos cortos de tiempo. El tiempo óptimo de estos periodos, según indican los profesionales, será de 10 a 20 minutos.

La mejor hora del día para ponerse moreno de forma saludable

Las mejores horas para tomar el sol y ponerse moreno de forma saludable son desde antes de las diez de la mañana y las de después de las cuatro de la tarde.

No hay que olvidar que en los nublados el sol afecta de la misma manera. Por lo que también en estos días se tendrá que usar crema de protección solar.

¿Cuándo no exponerse al sol?

Es aconsejable evitar tomar el sol en las horas en las que los rayos de sol caen de forma perpendicular, es decir, las horas del medio día.