Con el tiempo, la piel del rostro pierde luminosidad, aparecen manchas, arrugas y pequeñas cicatrices. Aunque poco se puede hacer contra el envejecimiento natural de la piel, sí que es posible rejuvenecer el rostro y quitarse unos cuantos años de encima (manchas y arrugas incluidas). Esta es precisamente la función del peeling facial químico. ¿Conoces este tratamiento de Clínica Albéniz? Te contamos en qué consiste.

Cuándo hacerse un peeling químico facial

Para ser claros, lo que consigue el peeling facial químico es rejuvenecer la cara completamente. Por tanto, está indicado en los siguientes casos:

-Casos de envejecimiento cutáneo global

-Piel ajada

-Manchas pigmentarias y seniles

-Arrugas finas

-Pequeñas cicatrices

-Poros dilatados

-Lesiones de acné

¿Cómo funciona el peeling facial químico?

El peeling facial químico elimina distintas capas de la epidermis gracias a un producto químico que no resulta dañino para la piel. Esta técnica permite renovar las capas dañadas de la piel, apareciendo nuevas con menos manchas y una mejor calidad y textura.

Cada una de nuestras sesiones dura aproximadamente una media hora. Dependiendo del peeling en cuestión, el restablecimiento cutáneo se producirá en cuestión de horas o días.

Con los peelings químicos más suaves casi no se notarán los efectos secundarios como el enrojecimiento o la descamación. El resultado es una limpieza profunda de las capas superficiales de la piel.

En cambio, cuando se utilizan productos más agresivos, las consecuencias pueden ser notorias a lo largo de unos días. Aunque cabe señalar, que en estos casos los resultados serán más eficaces en la eliminación de arrugas finas y manchas.

El número de sesiones necesarias dependerá del tipo de peeling y de los resultados que se quieran conseguir en cada caso. Aunque lo normal es que se tengan que dar de cuatro a seis sesiones.

¿Qué objetivos tiene este tratamiento facial?

Dependiendo de las necesidades de cada persona y el tipo de piel, se aplicará un peeling químico u otro. Aunque todos ellos tienen los mismos objetivos: la progresiva exfoliación de la capa córnea, la desaparición de lesiones y defectos de la piel, aumento del metabolismo celular, incremento de la hidratación cutánea y una mejor estructura dérmica general, tono y textura de la piel.

Nuestro peeling facial químico consigue devolver a la piel su color original, recuperar su textura y tono perdido con el paso del tiempo, y por otros factores como la interferencia de los agentes nocivos como el sol, el tabaco, el alcohol o la contaminación.

Por tanto, el peeling disminuye arrugas, elimina manchas y borra pequeñas cicatrices.

Recomendaciones para hacerse un peeling químico

Al igual que otros muchos tratamientos de medicina estética que llevamos a cabo en nuestro Clínica de Medicina Estética Albéniz en Granada, antes y después de un peeling químico conviene seguir una serie de recomendaciones. Especialmente si se opta por hacerlo en verano.

¿Qué tengo que hacer antes de un peeling químico?

Después de analizar cada caso, nuestra Doctora, Estrella Albacete, verá si es conveniente una preparación de la piel. Para ello podría utilizar cremas específicas antes del tratamiento.

También puede ser aconsejable evitar la exposición directa al sol, al menos un par de semanas antes.

Otro aspecto importante es la limpieza de la piel, al que deberá prestarse especial atención o hacerse una limpieza facial antes del tratamiento.

Cuidados posteriores a un peeling

Después del peeling, se recomendará establecer los tratamientos de mantenimiento y protección solar adecuados. Es conveniente no tomar el sol mientras se realicen los peelings.

Nuestros peelings son tratamiento inocuos y no invasivos, por lo que no se necesitará ningún cuidado especial aparte de proteger la piel del sol.