Después de una sesión de depilación láser, el vello actúa de manera diferente a lo normal en su proceso de desaparecer por completo. Ya que a los pocos días puede apreciarse la caída del vello. Algo que no ocurre con otros métodos de depilación que simplemente cortan el pelo y hacen que éste inmediatamente después retome su crecimiento.

¿Qué ocurre después de una sesión de depilación láser?

Cuando alguien acude a su primera sesión de depilación láser, puede extrañarse de que tras unos días parte del pelo vuelve a salir. Esta aparición del vello puede hacer pensar al usuario que la sesión no ha funcionado o que ésta se ha hecho mal. Especialmente si después de varias semanas parte del pelo sigue sin caerse.

La caída del vello puede producirse después de dos semanas

El láser que se aplica en una sesión de depilación láser transmite la mayor parte de energía de cada disparo a las raíces del vello. Como consecuencia, es también esta la zona que más temperatura alcanza en estos tratamientos.

Esto hace que la raíz del vello quede notablemente debilitada. Así que el tallo quedará liberado algunos días después, dejando en la piel un pequeño tramo que el cuerpo irá expulsando como hace con cualquier otro elemento extraño.

Durante este proceso que puede durar entorno a dos semanas, el tallo del vello vuelve a salir fuera de la epidermis. Aunque si cuando el vello empieza a salir, el usuario trata de quitarlo con unas pinzas, o con los dedos, podrá comprobar la facilidad con la que sale. Esto se debe a que la raíz del pelo ya está desvinculada de su folículo piloso.

Posteriormente, cuando el vello va saliendo, se irán desprendiendo por sí solos con el roce de la ropa, en la ducha, con el uso de esponjas exfoliantes o con los movimientos que hacemos al dormir.

Aunque hay que destacar que este comportamiento del vello tras la sesión de depilación láser no siempre es la misma, ni se da en el 100% de los pelos tratados.

Fases de crecimiento del vello y depilación láser

Esta caída del vello después de una sesión de de pilación láser tan sólo se produce en un porcentaje indeterminado de pelos. Esto se explica porque no todo el vello se encuentra en la misma fase de crecimiento. Motivo por el cual también en las siguientes sesiones este efecto de caía del vello se producirá en un porcentaje diferente. Al fin y al cabo esto es lo que hace necesario que el usuario se someta a varias sesiones para que la eliminación del vello sea efectiva.

¿Cuáles son las fases de crecimiento del vello?

El crecimiento del pelo pasa por tres fases diferentes:

Fase anágena: Ésta es la fase de crecimiento. En este momento, la forma del folículo es más ancha en la base que en el tallo. En una situación normal, esta fase dura unos tres años.

Fase catágena. En ésta, el vello se encuentra en fase de transición. Se da cuando el crecimiento se detiene y suele durar unas tres semanas. En ella, el bulbo empieza a tener un aspecto más cilíndrico.

Fase telógena del vello. En el proceso de crecimiento del vello, esta fase es en la que se produce la caída del vello y dura unos tres meses. Después de esto, comienza de nuevo un ciclo piloso en la base del folículo.

¿Cuál es la mejor fase de crecimiento del vello para hacerse una sesión de depilación láser?

Las sesiones de depilación láser se vuelven más efectivas cuando la mayoría del pelo se encuentra en su fase anágena. Aunque no todas las zonas se encontrarán en la misma fase, incluso en algunos el porcentaje de vello en esta fase será siempre menor.

En Clínica Albéniz, expertos en depilación láser en Granada, analizamos cada caso de manera personal para conseguir un proceso más eficaz de eliminación del vello en cada una de las partes del cuerpo. Así, conseguimos los mejores resultados y la eliminación total del vello en el menor tiempo posible.